8 ejercicios para hacer en la oficina sin que tu jefe lo note

¿No tienes mucho tiempo para hacer ejercicio?, con estos tips podrás mantenerte en forma sin descuidar tu trabajo y mientras realizas tus labores del día.

(Foto: Redacción)

Entre tanto trabajo, juntas, presentaciones y pendientes, muy difícilmente sobra tiempo para ir a un gimnasio o practicar un deporte y hacer ejercicio como se debería. Así de complicada es la vida adulta; pero la buena noticia es que existen otras alternativas para lograrlo, sin tener que sacrificar tu rendimiento en la oficina.

Entre tu agenda y pendientes del día a día, ahora podrás agregar los tips y tipos de ejercicio que a continuación te compartiremos por motivo del Día Mundial de la Actividad Física. Todos son súper sencillos y discretos para que obviamente nadie se dé cuenta de que estás haciendo ejercicio mientras terminas ese eterno reporte que siempre te piden. Sólo toma nota y checa el paso a paso.

1. Oprimir piernas

El objetivo de este ejercicio es tonificar las piernas y mantenerlas en movimiento para agilizar la presión sanguínea y así evitar problemas posteriores como calambres, adormecimiento o flacidez. Solo tienes que colocar algo entre tus piernas, ya sea una botella, lapicero o lo que tengas a la mano y hacer presión en distintas sesiones evitando que el objeto se caiga.

(Foto: Redacción)

2. Estiramientos cada 2 o 3 horas

Jalar tus brazos o llevar tus piernas al pecho con la ayuda de tus mismas manos puede ser ese momento de relajación que a veces hace falta en la oficina. Este tipo de estiramientos ayudan a liberar la tensión y soltar los músculos, además, te brindan un respiro para seguir con el trabajo.

(Foto: Redacción)

Un súper tip es que acompañes estos momentos de relajación y estiramiento con tu música favorita en Claro música o elegir entre la selección de playlists la que más te agrade.

3. Escaleras en vez de elevador

Con las prisas, el cansancio y el apuro muchas veces preferimos utilizar el elevador en vez de ir por las escaleras, provocando que le quitemos una oportunidad más a nuestras piernas para ejercitarse.

La ventaja de subir y bajar escaleras recae siempre en las piernas, las cuales puedes mantener en movimiento mientras te trasladas por la oficina. Además, contribuye a quemar grasas, gastar energía y no ser víctima de la vida sedentaria.

(Foto: Escaleras)

4. Cuello relajado

¿Has notado que lo primero que te duele cuando tienes mucho trabajo es el cuello y la cabeza? Esto se debe a que con el estrés, los músculos del cuello se tensan al grado de provocar dolor en la parte trasera de la cabeza, lo que con el tiempo se pueda convertir en migraña.

Es difícil evitar los momentos estresantes dentro de la oficina, sin embargo, sí es posible ejercitar los músculos del cuello para que no duela siempre que entremos en presión. Lo único que tienes que hacer es mover tu cabeza hacia arriba, abajo y dar pequeñas rotaciones en diferentes sesiones del día, y así sobrevivir al estrés.

(Foto: Redacción)

5. Ejercicio para brazos

Para este ejercicio necesitarás algo que simule unas pesas del gym; puede ser cualquier cosa que tengas a la mano, desde la engrapadora, una botella o tu libro más pesado, y con la ayuda de este objeto levantar y bajar los brazos. De esta forma lograrás tonificarlos, que la presión circule de manera correcta y darles un descanso de la computadora y el escritorio.

(Foto: Redacción)

6. Levantamiento de pantorrilla

Sin la necesidad de tener que levantarte de tu silla, puedes ejercitar tus pantorrillas y hacerlas ver más ejercitadas. El truco está en sentarse lo más derecho posible y poner los pies de puntitas durante unos minutos, mientras presionas esa parte del cuerpo, así como el abdomen. Hacerlo en repeticiones y varias veces al día es cómo podrás ir viendo la diferencia.

(Foto: Redacción)

7. Caminar siempre que sea posible 

Sin la necesidad de tener que levantarte de tu silla, puedes ejercitar tus pantorrillas y hacerlas ver más ejercitadas. El truco está en sentarse lo más derecho posible y poner los pies de puntitas durante unos minutos, mientras presionas esa parte del cuerpo, así como el abdomen. Hacerlo en repeticiones y varias veces al día es cómo podrás ir viendo la diferencia.

(Foto: Redacción)

8. Levantamiento de piernas

Al parecer las piernas son las más afectadas cuando pasamos horas y horas en el trabajo, pero este ejercicio ayudará a mantenerlas sanas. Para esto tienes que sentarte correctamente y levantar ambas piernas, primero separadas y después con los pies cruzados, siempre llegando a la altura de la cadera ¡pero ten cuidado con tus compañeros de adelante!

(Foto: Redacción)

Lo cierto es que no necesitas mucho esfuerzo, tiempo o trabajo para hacer este tipo de ejercicios, además de que te ayudan a quemar calorías y mantenerte en forma. Ahora no hay ningún pretexto, aunque seas la persona más ocupada del mundo.

 Ahora ve: