Estas son las casas que esconden escalofriantes leyendas de terror en CDMX

No es por espantar, pero la próxima vez que pases por la Roma, el Centro Histórico y Chapultepec, recordarás que estos sitios guardan grandes historias de terror.

casas embrujadas cdmx
Foto: Redacción

Las leyendas son parte del folclor de México, son tradiciones contadas de boca en boca a lo largo de los años en nuestro país y que forman parte de nuestro acervo cultural, por lo que estos relatos se sitúan de forma imprecisa entre el mito y el hecho real, lo que le confiere cierta singularidad. Lo más interesante es que las leyendas nacen en una diversidad de lugares, y te sorprenderá saber que muchos de ellos quizá se encuentran muy cerca de ti.

Por ello, aquí te dejamos un listado de las casas en CDMX que esconden historias de terror, quizá pases todos los días frente a ellas y no lo sabías.

Recuerda que estas historias son sólo leyendas, por lo que si eres fan de las películas de terror, quizá mucho de lo que leas aquí te recordará a cintas como el Expediente Warren: El Conjuro o La casa de la colina embrujada, títulos que puedes encontrar en Claro video para disfrutar en un maratón de Halloween.

La casa de las brujas

En la esquina donde se encuentran las calles de Orizaba y Durango, en el corazón de la colonia Roma, se erige un edificio de departamentos llamado Río de Janeiro; se trata de una misteriosa construcción. Muchos creen que su sobrenombre se debe al aspecto de su fachada principal, la cual está compuesta por un techo que evoca los sombreros icónicos de las brujas.

Se construyó en 1908 y en los primeros años fungió como un hotel de lujo. Después del terremoto del 85, el edificio fue remodelado y se convirtió en un hermoso conjunto de departamentos. A lo largo de su historia, varios habitantes del lugar como los vecinos de la zona, se encargaron de propagar historias para darle motivos terroríficos al apodo del edificio. Varios aseguran que a mitad del siglo XX, en una de las habitaciones vivía una bruja llamada Bárbara Guerrero, conocida como la Pachita, la cual invocaba fantasmas. Hay personas que aseguran que aún se escuchan extraños ruidos.

La Casa Negra

De estilo porfiriano, aspecto lúgubre y desolador, la casa negra de la colonia Roma, es uno de los sitios con una de las historias más crueles de la ciudad. La casa ubicada en el número 191 de Álvaro Obregón, fue un refugio de infectados con tifoidea, una enfermedad temida por muchos, por lo que una noche, los vecinos le prendieron fuego y cerraron las puertas para impedir que nadie escapara. Después de unos años, esta vivienda fue vendida a un señor Mondragón que ocupó la casa con su familia. Tres meses después, los cinco integrantes de la familia perdieron la vida de forma extraña y profundamente misteriosa.

Desde entonces, nadie ha podido ocupar este espacio ni como vivienda, ni como oficina, y se encuentra abandonada. Existen vecinos que afirman que por las noches se escuchan gritos pidiendo ayuda, azotes de puertas y ventanas.

La casa de la Tía Toña

En la Barranca El Castillo, en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, muy cerca del Panteón de Dolores, existe una lujosa casa que protagoniza la leyenda de la Tía Toña.

Se dice que ahí vivió una solitaria mujer de avanzada edad, que poseía una gran fortuna heredada de su esposo, el cual era un importante comerciante. La señora era bondadosa y ayudaba a los niños pobres, dándoles comida, cobijo y techo; sin embargo, se cuenta que los niños empezaron a ser muy rebeldes. Un día la paciencia de la tía Toña se agotó y terminó con la vida de los pequeños, deshaciéndose de ellos en una barranca que daba a un caudaloso río, pero la culpa la atormentaba, por ello se encerró en su habitación y se quitó la vida. Desde entonces se cree que su espíritu aún se pasea por la casa; la gente se divide entre los escépticos y aquellos que aseguran que han visto su silueta pasearse frente a las ventanas.

La casa de La Moira

La leyenda dice que en los años 70, un pequeño niño de 8 años llamado Marco jugaba en la calle; de pronto, al ver la puerta abierta de una solitaria casa de la colonia San Miguel Chapultepec, entró por curiosidad, caminó por sus pasillos, guiándose por algunos ruidos que escuchó. En ese momento vio algo que lo asustó, encontró a un pequeño colgado. Salió corriendo y les contó a sus padres, pero nadie le creyó. Pasaron los años y Marco decidió regresar para comprobar su historia. Sin embargo, momentos más tarde, el joven fue encontrado sin vida dentro de un armario.

Existen vecinos que comentan que hay manifestaciones sin explicación, como ruidos y sombras. Hace unos años se intentó cambiar la imagen de La Moira, haciéndola un Centro Cultural, donde se pretendía que las únicas manifestaciones de las que se hablarán fueran artísticas, pero cerró. En la actualidad el lugar se encuentra cerrado y abandonado.

Ahora que conoces estas terroríficas historias, ¿te atreverías a visitar alguna?

Ahora ve: