Leo Heras, el refuerzo de lujo que volvió a los Diablos Rojos

Leo Heras sigue escribiendo brillantes páginas en su segunda etapa como Diablo Rojo. Siempre se ha caracterizado por su poder al bate y versatilidad, que lo llevaron a la antesala de las ligas mayores en Estados Unidos.

Porta la franela escarlata con el número 8 y es oriundo de Tecate, Baja California. Debutó en la LMB con Tijuana a la edad de 17 años, en la que sólo participó en 11 partidos. Un año después, en 2008, pasó su último año en Tijuana, cuando comenzó a tener regularidad jugando en la segunda base.

→ Nota Relacionada: Iván Terrazas, el Capitán Rojo

Iván Terrazas, Leo Heras y Cyle Hankerd
Iván Terrazas, Leo Heras y Cyle Hankerd

Sin embargo, fue hasta 2009 que comenzó a destacar con los Broncos de Reinosa en 2009, en el que se convirtió en el jardinero central gracias a su gran velocidad para capturar batazos. En la ofensiva también fue ascendiendo hasta llegar a ser considerado uno de los mejores jugadores del equipo fronterizo.

→ Nota relacionada: Juan Carlos Gamboa, un jugador de campeonato

En los diamantes ya se le conoce como ‘El Niño’, debido a su baja estatura y pimienta en el terreno de juego. Todas estas cualidades le permitieron llegar a los Diablos Rojos, ocupando el jardín central y la primera posición en el orden al bate por tres años, de 2011 a 2013.

En sus primeros dos años como diablo, «El Niño’ logró superar los 100 partidos disputados y anotar más de 100 carreras. Conectó ocho triples en cada campaña, mientras que su mejor registro de homeruns con el México fue de 24, en 2012.

Leo Heras en un partido contra los Sultanes
Leo Heras en un partido contra los Sultanes

Tras este formidable paso por el equipo escarlata, Leo probó suerte en las sucursales de los Astros de Houston, con grandes esperanzas para llegar a grandes ligas.

Fue hasta 2016 que regresó a casa para la campaña actual, en la que ha participado en 46 partidos, en los que ha anotado 43 carreras, producido 23, bateado 3 triples y 4 homeruns.

A sus 26 años de edad, Leo ha tenido un gran recorrido por los diamantes nacionales e internacionales. Además, ‘El Niño’ que aún lleva dentro sigue conservando su sueño, jugar en grandes ligas.